• Se informa a concesionarios sobre medidas de salud
  • Inician revisión exhaustiva en microbuses y servicio de taxis

Debido al incremento de casos por COVID-19 en la localidad, el Gobierno Municipal a través de la dirección de Tránsito ha endurecido los operativos de vigilancia para garantizar el uso de cubrebocas entre los transportistas del servicio colectivo y taxis, así como por parte de los usuarios.

Gabriel Anguiano Magaña, director de la corporación vial informó que el Decreto emitido por el Gobernador del Estado y aprobado por el Cabildo en sesión extraordinaria este miércoles por la tarde, les da facultades para endurecer los operativos y exigir a transportistas y usuarios el uso de cubrebocas.

La ampara a su vez que, ante el incumplimiento de esta medida, ya sea por parte del conductor del microbús o taxi, así como de los mismos usuarios, el personal de Tránsito Municipal pueda aplicarles una sanción e incluso, que la unidad les sea remitida al corralón.

Lo anterior con base al Reglamento de Tránsito en su artículo 148, fracción D, que indica las razones por las cuales un vehículo puede salir de la circulación.

Indicó que las sanciones por este motivo serán de hasta 2 mil 600 pesos, por lo que invitó a los conductores de alguna unidad de transporte público a cumplir con las disposiciones e instar ellos mismos a los usuarios a portar el cubrebocas o negar el servicio, ya que quien pagará la sanción serán ellos.

Gabriel Anguiano señaló que a partir de hoy las medidas son más estrictas con el objetivo de contribuir con las instancias de salud a bajar los índices de casos de contagios por coronavirus.